Extraviado en la montaña: ¿Cómo manejarse?

Escrito por Dario Arancibia.

 

No es poco común que los montañistas y escaladores en algún momento de su vida se extravíen, ya sea por algunas horas, días o incluso necesitando la intervención de un grupo organizado.

En mi propia experiencia, una vez no encontramos la carpa, y pasamos horas buscándola después de haber realizado una interesante escalada técnica abriendo una nueva ruta en la cara Este del Punta Italia. Junto a mi compañero, técnicamente estábamos bien. Sin embrago, no estábamos precisamente bien en temas de navegación nocturna. Finalmente, logramos encontrar la carpa sin mayores inconvenientes. No era la primera vez que tenía un contratiempo así. Antes, en 1996, había estado toda una noche buscando el campamento alto del Chopicalqui, junto a Nuria, una argentina, y a mi amigo Shaolo (Jorge Casanova) Q.E.P.D., cuando veníamos bajando del intento de cumbre. Y así… varias historias de amigos que alguna vez se “extraviaron” y lograron salir de la situación, con alguna u otra aventura épica.

  Extraviado en la montaña

¿Qué hacer para no extraviarse?

  • Llevar mapa, brújula y altímetro, y los tracks de la ruta ya definidos. No comenzar a usarlos cuando se pierde la visibilidad, sino desde el comienzo; así ya sabremos nuestra ubicación de antemano, no comenzar a buscarlos recién en ese momento.
  • Siempre mirar hacia atrás y ver por donde andamos. Ver el sendero y las características del terreno en la subida, y también hacernos una idea de cómo se verá en la bajada en la bajada.
  • ¡No salirse del sendero!
  • Mantener al grupo junto todo el tiempo.
  • Retroceder desde donde viste el último punto conocido (U.P.C), para no alejarse de él.
  • Fijarse en puntos de referencia que sean fáciles de reconocer (árbol prominente con características especiales, roca, etc.). Esto te servirá para chequear la ruta en la bajada.
  • ¡Que alguien sepa dónde estás! (deja Aviso de Salida y también una persona designada para coordinar la solicitud de ayuda).

¿Qué hacer al extraviarse?

  • Método de gestión mental para las emergencias: S.T.O.PStay/Stop (Parar). Think (Pensar). Observe (Observar). Plan (Planificar).
  • Volver al Último Punto de Avistamiento (U.P.A) en que te encontrabas con tu grupo.
  • ¡No moverse del lugar! Esto mantiene el área de búsqueda pequeña, sin expandirla. Desplazarse 1 km desde el U.P.A, significa 13-14 km2 de área de búsqueda (área circular desde el U.P.A); y desplazarse 2km desde el U.P.A aumenta el área de búsqueda a ¡53 km2 !
  • Determinar orientación magnética. Utiliza brújula y mapa si los tienes, o un método alternativo como el sol, luna, etc... Determina tu ubicación exacta y la dirección de desplazamiento hacia el Ultimo Punto Conocido (U.P.C).
  • Gritar o hacer señales con el silbato (ver Señal de Emergencia Alpina más adelante)
  • Ubicar un punto destacado y desde ese punto explorar a 360º volviendo luego, al mismo punto de partida.
  • Dejar indicios y dejar ¡Más indicios! Detenerse cada ciertos minutos haciendo métodos de señalización o dejando pistas y elementos que marquen tu dirección de desplazamiento. Por ejemplo, marcando S.O.S. en la nieve.
  • Ubícate en un espacio abierto. Esto servirá de ayuda para encontrarte. Evita estar debajo de árboles y rocas (aunque se contraponga con encontrar refugio es necesario para poder ser ubicado; evalúa de acuerdo con las condiciones).
  • Usa equipo colorido. La ropa, carpa, mochila, que todo sea con colores llamativos.
  • Espejo de señales. Es muy útil. En Yosemite, por ejemplo, han logrado ver espejos de señales a una distancia de 90 kilómetros.
  • ¿Fuego para señalizar? Puede ser útil, pero se puede generar un incendio, ¡atento!

 

El montañista y cirujano británico Clinton Thomas Dent, fue quien sugirió la Señal de Emergencia Alpina en 1894, la cual fue rápidamente adoptada internacionalmente. Esta señal estandarizada funciona tanto para señales sonoras, como visuales.

Prevención

Siempre tener los 10 esenciales en su equipo:
  1. Mapa topográfico (ideal 1:25.000) y compás (brújula con limbo).
  2. Linterna frontal (con baterías extras u otra linterna pequeña extra de emergencia).
  3. Ropa extra; incluyendo guantes, calcetines (en bolsa seca), gorros, guantes y chaqueta de abrigo liviana y compresible (tipo Primaloft).
  4. Lentes de sol (con filtro UV y categoría 3 o 4 según las circunstancias).
  5. Agua y comida extra.
  6. Fósforos impermeables y aún mejor, con iniciador de fuego tipo pedernal.
  7. Iniciador de fuego/vela.
  8. Navaja o Cuchillo.
  9. Botiquín de Primeros Auxilios.
  10. Manta de supervivencia o bien, 2 bolsas de basura tamaño grande (uno se mete dentro de la bolsa y hace un agujero para poder respirar, es una alternativa para aislarse del viento y la lluvia).

 Más información sobre Darío Arancibia Labarca en neustro blog.

Consejos expertos relacionados

Técnicas de auto rescate con equipo disponible
Detener un shock anafiláctico
Cómo escoger la bota ideal para alta montaña

Lee también en neustro blog

Darío Arancibia y la seguridad siempre de la mano
Experiencia de rescate: consejos frente a la emergencia en montaña

Comentarios o sugerencias?