¿Cuál cocinilla escoger?

Consejo Experto de Daniel Rutllant, Embajador Tatoo

En el mundo de las cocinillas podemos  ver que hay una gran variedad de modelos en el mercado y en una salida junto a amigos todos nos dicen que su cocinilla es la mejor, las más potente, liviana, fiel, que no requiere mantención, etc. Etc. Por otro lado en las tiendas de montaña podemos constatar que existen diversos tipos, modelos, tamaños y precios; esto último no debe limitar nuestra elección pues el primer factor a considerar es la seguridad y que cumpla las funciones para la cual la requerimos (así que mejor buscar nuevos recursos para obtenerla o por otro lado no mal gastar nuestros escasos recursos en algo que no necesitamos).  Entonces ¿qué cocinilla escoger? ¿Existe la mejor cocinilla?

En el montañismo, como en muchos otros deportes,  no siempre lo más caro es lo mejor ni lo más barato malo (pero que tenga marca, de alguna manera garantiza la seguridad) porque va a depender de qué queremos hacer, de cuál  es nuestro objetivo o estilo de la salida que queremos realizar…  lo que aparentemente no existe es “La Mejor Cocinilla” ya que cada modelo tiene sus ventajas y desventajas como veremos a continuación.


Foto: MSR

A modo general  podemos distinguir entre dos grupos de cocinillas: las a gas en todas sus formas y subtipos y las de combustible líquido, donde tenemos desde las cocinillas abiertas a alcohol hasta las que usan derivados del petróleo. Aquí podemos ver la primera consideración  respecto al tipo de combustible y preguntarnos si a donde iremos (salida o expedición), podremos encontrar ese tipo de combustible. Por ejemplo no en todos lados venden balones de gas, pero si podemos encontrar bencina/gasolina y en el peor de los casos petróleo/diesel en casi cualquier lugar remoto del mundo.

Las cocinillas a gas  

Son las más arraigadas en la montaña por su uso práctico,  por lo general  son livianas y sencillas ya que son de combustión directa donde enciendo una llama, doy el gas y ya está lista para cocinar, no humean al encender o apagarlas, de poca mantención y tienen un muy buen control de llama para hacer comidas más elaboradas. Las desventajas: el combustible es más caro que el combustible líquido y generamos basura con los balones vacíos.

Podemos distinguir 2 subtipos de cocinilla a gas: las de quemadores convencionales -que todos seguramente hemos usado o al menos visto-, donde existe una gran variedad de modelos y formas.  Estas  toman su tiempo para hervir el agua y cocinar, lo que sumado a esto el hecho que son de menor poder calorífico, porlo que no se recomienda para zonas frías/nevadas ni alta montaña, pero suficiente para excursiones y paseos.

Tatoo Torch Exped


El otro sub-tipo son las de quemadores de alto desempeño; éstas entregan muchos beneficios como bajo peso, tamaño compacto, tiempo para hervir el agua muchísimo más bajo que las convencionales.

Las cocinillas de combustible líquido

El combustible líquido por lo general es de derivados del petróleo, siendo los más usados la bencina blanca o la de automóvil.  Tienen un gran poder calorífico, ideal para zonas frías/nevadas, ideales también para largas expediciones o para grupos grandes ya que el combustible es mucho más económico y la botella de combustible se rellena. Pero el valor de la cocinilla es más elevado. Son más grandes y pesadas que las cocinas a gas, el encendido indirecto donde requiere que sean precalentadas con su mismo combustible por lo que debemos extremas las precauciones y quedan con algo de hollín. El combustible al ser líquido podría derramarse al rellenar la botella y por último requieren de limpieza periódica. Por lo general  poseen una pobre regulación de poder lo que dificulta hacer comidas a “fuego lento”. Algunos modelos arraigados en el mercado son la MSR Wisperlight y la MSR XGK EX Stove así como la Primus Omnifuel que son muy robustas y potentes para expediciones en climas fríos pero son ruidosas en su funcionamiento (salvo la MSR Whisperlite, que como indica su nombre es más amigable acústicamente).

Por último están las cocinillas Multi-combustible, que pueden usar tanto balones de gas como derivados del petróleo; son ideales para viajes internacionales o usos variados en una sola cocinilla, aunque su desventaja es que son bastante costosas y más pesadas.

 

Consejos generales:

Lee cuidadosamente y sigue todas las instrucciones de la cocinilla que vayas a usar.

Es esencial cambiar / colocar balones de gas o rellenar combustible  lejos de llamas y al aire libre.

Los combustibles líquidos deben ir en botellas exclusivas, certificadas y rotuladas para ese fin.

Revisa periódicamente (antes y después de la salida) los O-ring de conexión  cocinilla-combustible, como también el de la llave de paso. Un O-ring vale un chaucha pero en terreno su falta o desgaste puede significar un desastre de proporciones, incluso la muerte (recordemos que casi todo nuestro equipo y vestuario es inflamable).

Nunca cocines dentro de la carpa y en caso de tormenta en el vestíbulo de la carpa, pero sobre el suelo.

El encendido Piezoeléctrico es muy cómodo y útil, pero podría fallar, por lo que  necesitaremos llevar siempre encendedor y fósforos  en una bolsa contra agua.

Usar un corta viento  de aluminio es muy útil y más efectivo que una pirca de piedras.

Si hay vegetación seca debemos despejar el área para evitar iniciar un incendio.

Siempre lleva un juego de mantención, reparación y repuestos para la cocinilla.

Lleva combustible y comida extra por cualquier eventualidad.

 

Productos relacionados

Cocinillas

Consejos expertos relacionados

Cómo escoger la bota ideal para alta montaña
Cómo escoger una chompa impermeable
¿Cómo elegir el saco de dormir correcto?

Comentarios o sugerencias?