¿Cómo tratar y prevenir el mal de altura?

 Cómo tratar y prevenir el mal de altura

 

Artículo original de Spencer Yeomans, publicado en untamedspace.com

 

El backpacking es una actividad que se hace casi exclusivamente en la montaña – o en todo caso, a una altura mayor a lo que la mayoría estamos acostumbrados. Es un cambio increíble de escenario y caminos nuevos por descubrir, sin embargo, muchos de nosotros ingresamos a este espacio sin considerar a un particular y discreto enemigo.

El mal de altura es comúnmente considerado como nada más que una sensación incómoda que se va por su cuenta. Te da dolor de cabeza, tienes un poco de nauseas y luego te recuperas completamente al cabo de unas horas.

Pero ¿Qué pasa si no mejoras? ¿Qué pasa si te empiezas a poner peor? ¿Hay alguna forma de saber cómo prevenir el mal de altura en primer lugar?

En realidad, la hay.

Aquí está todo lo que necesitas saber.

¿Qué causa el mal de altura?

El mal de altura es causado por una cantidad reducida de oxígeno que circula en el torrente sanguíneo. La mayoría de personas estarán bien hasta 2400 msnm, pero pasando este umbral, algunos podrían empezar a sentir los efectos de una altura más elevada. De hecho, cerca del 20% de todos los aventureros que viajan a una elevación entre los 2400 msnm y 5400 msnm experimentarán en algún grado el mal de altura. Por sobre los 5400 msnm el porcentaje se incrementa al 50%.

Tipos de Mal de Altura

No hay solo un tipo de mal de altura. Mientras que uno es efectivamente más común que los otros, hay 3 diferentes tipos que podrían afectarte:

 

  • Mal Agudo de Montaña (MAM/AMS)

Ocurriendo más frecuentemente, MAM es generalmente considerada como la forma menos peligrosa de experimentar mal de altura. Los síntomas son similares a una intoxicación, y usualmente se van solos a la medida que te aclimatas o regresas a una altitud menor.

 

  • Edema Cerebral de Altitud (ECGA/HACE)

ECGA es una forma grave del mal agudo de montaña, usualmente se desarrolla si el MAM no es tratado. El cerebro empieza a inflamarse, y deja de funcionar de manera normal, causando síntomas como confusión, mareos, y problemas para caminar. En algunos casos, podría llevar a la muerte.

 

  • Edema Pulmonar de las Grandes Alturas (EPGA/ HAPE)

Usualmente es una progresión del ECGA, sin embargo, el EPGA puede suceder sin una condición previa. Con esto, tus pulmones comenzarán a inflamarse y acumular fluido, haciendo que respirar sea difícil. También podrías experimentar tos severa y debilidad. Si no se trata, también es posible que esta forma de mal de altura lleve a la muerte.

 

Síntomas del mal de altura.

Síntomas del mal de altura. 

Los síntomas pueden variar, dependiendo en que forma se presenten. Aquí hay algunos de los síntomas más comunes para cada tipo:

 

Mal Agudo de Montaña: mayormente experimentarás dolor de cabeza, náuseas, vómitos, letargo, fatiga, dificultad para dormir, y pérdida del apetito. También se ha encontrado que un ritmo cardiaco elevado es bastante común, sobre todo por las noches.

Esos son los síntomas leves, y deberían servir como una alerta, diciéndote que es una mala idea seguir subiendo. Si decides ignorar lo que tu cuerpo está diciéndote, es probable que empieces a desarrollar síntomas más severos con el tiempo. Estos incluyen versiones más intensas de los síntomas ya mencionados, al igual que presión en el pecho, tos, confusión, visión doble, y sentirte sin aliento, incluso si no estás en movimiento.

 

Edema Cerebral de Altitud: en muchas maneras, podrías sentir como si estuvieras ebrio. Será prácticamente imposible que hagas equilibrio en una pierna, o camines en línea recta, especialmente si estás tratando de hacer pasos muy cortos. No tomes estos síntomas a la ligera.

 

Edema Pulmonar de las Grandes Alturas: como hemos mencionado, tus pulmones empezarán a llenarse de líquido si desarrollas EPGA. Podrías experimentar una tos húmeda y gorgoteante, y la falta de aliento probablemente se volverá insoportable. También es probable que tengas problemas en conseguir energía para moverte.

 

Cómo prevenir el mal de altura

Estamos seguros que ninguno de estos síntomas suena muy agradables. Pero no te preocupes, incluso si tienes un historial de ser sensible a la altura, no tienes que vivir con la incomodidad que esto implica. Aquí te dejamos varios tips que puedes poner en práctica para reducir o erradicar los síntomas del mal de altura:

 

  • Bebe agua.

Cada vez que respiras, estás perdiendo agua en forma de vapor cuando esta sale de tus pulmones. Cuando estás a una altura elevada, pierdes el doble de agua, lo que hace que estar deshidratado sea muy fácil. Mientras que continúas perdiendo agua, el volumen de sangre se reduce, minimizando la cantidad de oxigeno que puede ser llevado por tus vasos sanguíneos. Y dado que hay menos oxigeno a mayor altitud, necesitas darle a tu cuerpo toda la ayuda que puedas.

Mantenerte hidratado es una de las mejores maneras de mejorar los síntomas del MAM, aparte de descender a una altura menor. Trata de tomar al menos el equivalente a un galón de agua al día si no vas a estar tan activo. Querrás tomar más que eso (entre 1.5 y 2 galones de agua) dependiendo de qué tan activo planeas estar durante el día, y qué tan caliente será el clima.

 

  • Sube despacio

No le exijas a tu cuerpo más de lo necesario. Especialmente si vienes de un lugar cercano al nivel del mar, es importante que evites empezar tu viaje sobre los 3000 msnm. Necesitarás tiempo para aclimatarte, así que también trata de no ascender más de 300 metros al día.

Toma el tiempo necesario para aclimatarte 

 

  • Toma el tiempo necesario para aclimatarte

Como mencionamos, empezar del nivel del mar a una altitud sobre los 3000 msnm es algo que deberías evitar hacer a toda costa. La aclimatación es el proceso de acostumbrarse a una elevación mayor, y cuando se hace correctamente, usualmente puede prevenir que experimentes algún síntoma de mal de altura.

Hablando generalmente, a una persona le toma aproximadamente de 24 a 48 horas aclimatarse. Por esta razón, no es ideal volar o manejar a una altura elevado muy rápido, ya que no le da a tu cuerpo la cantidad necesaria de tiempo para aclimatarse. Si es posible, realiza la ascensión despacio, agregando un día de descanso entre cada 900 metros de altura ganada.

 

Al menos esa es la recomendación. En realidad, sabemos que es difícil ser tan cuidadoso, y que probablemente estarás manejando o volando directamente a un lugar con mayor altitud. En casos como estos, probablemente no tendrás el lujo de aclimatarte correctamente antes de empezar tu viaje. Sin embargo, para prevenir casos severos de mal de altura a tu llegada, deberías priorizar descansar las primeras 24 horas. Quédate en un lugar sin moverte demasiado, así tu cuerpo podrá hacer su mejor esfuerzo en aclimatarse.

 

  • Evita el alcohol y el tabaco

Aunque relativamente se ha realizado poca investigación sobre este tema, hay evidencia que sugiere que el alcohol puede incrementar los efectos del mal de altura. Ciertos estudios austriacos han indicado que las personas que ingieren alcohol tienden a tener más dificultades para respirar en alturas elevadas que las personas que no ingieren alcohol. También podrían experimentar una subida en la presión arterial.

 

Aparte de eso, sabemos que fumar ya es lo suficientemente duro con tus pulmones de por sí. Cuando se combina con una altura elevada y deshidratación, podrías ponerte en una situación peligrosa si decides fumar durante tu viaje.

 

  • Come más carbohidratos

Te apostamos que nunca pensaste que te dirían que comas más carbohidratos por tu bienestar, pero aquí estamos.

Los carbohidratos se convierten en azúcares, lo cual puede ser una espada de doble filo. El azúcar es usado para energía, lo cual es genial cuando estás caminando en grandes altitudes, pero es mala para tu salud si vives una vida sedentaria. Sin embargo, el otro beneficio de los carbohidratos es que requieren menos oxígeno para ser procesados, especialmente cuando se compara con las grasas. Así que asegúrate de llevar suficiente pan, pasta y otros productos ricos en potasio para darte la energía que necesitas.

 

  • Duerme a menor elevación

Hay un famoso lema que dice “Climb high, sleep low”. Esto es porque el mal de altura se incrementa en la noche mientras duermes, así que querrás tomar un extra de precauciones durante esa etapa.

De ser posible, encuentra un buen lugar en el valle para armar tu campamento. O al menos, asegúrate que tu campamento no esté a la altura máxima que llegaste ese día. No importa tanto si solo subiste 300 metros o menos en las últimas 24 horas, pero si superaste ese umbral, es importante encontrar un lugar más bajo para dormir.

 

  • Usa medicinas

Las medicinas pueden reducir o erradicar los síntomas del mal de altura. En particular Acetazolamida (También conocido como Diamox) ha demostrado ser particularmente efectivo en estos casos.

Necesitarás una receta médica para obtener Acetazolamida, ya que es un medicamento indicado para tratar glaucoma. Tomarlo 2 días antes de tu viaje, y durante tu estadía en la altura, puede ser efectivo para reducir la severidad del MAM. Por otro lado, si empiezas a desarrollar síntomas de todas formas, tomar más medicamentos no te hará sentir mejor. En ese punto, lo único que ayudará es bajar a una altitud menor.

 

Tratamiento del mal de altura

En general, el mejor tratamiento va a ser siempre descender a una menor altura. Si tienes síntomas avanzados de MAM, ECGA, o EPGA, busca atención médica profesional inmediatamente.

 

Sin embargo, si sientes que solo estás experimentando síntomas leves y no puedes descender fácilmente, hay otras formas de sobrellevarlo. El Ibuprofeno puede ayudar con los dolores de cabeza y la hidratación constante también puede ayudar a aliviar varios síntomas.

En casos más extremos, podrían recetarte Acetazolamida para ayudar a mejorar la dificultad al respirar. Dexametasona es un esteroide que también puede ser efectivo para este propósito. Los inhaladores pulmonares, el oxígeno puro y los medicamentos para la presión arterial alta pueden reducir la presión en los pulmones, permitiéndote respirar un poco más fácilmente. Sin embargo, es posible que deban conectarte a un respirador artificial si tienes demasiadas dificultades para hacerlo por tu cuenta.

 

Escrito por Spencer Yeomans / untamedspace.com

 

   
   

 

 

Te sugerimos estos productos

Artículos Relacionados

Categoría

Trekking

Comentarios

Comentarios o sugerencias?
Tatoo Ecuador: De las Retamas E1-136, Quito, TEL: 098 743 5273 / 02 2406526 ext 115 / 02 2408212 ext 115
  • Tatoo Adventure Gear Acepta Master Card
  • Tatoo Adventure Gear acepta Visa
  • Tatoo Adventure Gear acepta Discover
  • Tatoo Adventure Gear acepta Diners
  • Tatoo Adventure Gear acepta PagoEfectivo
Copyright © 2022, Tatoo Adventure Gear. Todos los Derechos Reservados.