¿Cómo escoger tu casco de bicicleta?

Pocas personas optarían por viajar en un carro sin el cinturón de seguridad. Entonces, ¿Por qué montar tu bicicleta sin casco? Los cascos deben ser usados siempre, en cualquier situación ya sea el fin de semana, en tu bicicleta de montaña, o en tu trayecto a la oficina.

Estos son algunos consejos para elegir el mejor modelo adaptado a tus necesidades.

¿Qué tipo? ¿Multi-uso, de ruta o montaña?

Los cascos de bicicleta vienen en 3 estilos básicos: multi-uso, de ruta y montaña. Todos los estilos están diseñados para proteger las cabezas de sus usuarios, siendo ligeros y cómodos. Las diferencias son:

·         Cascos Multi-uso ($ 35 - $ 60): una opción económica para usos recreacionales, urbano, y como un casco introductorio al ciclismo de ruta o montaña.


·         Cascos de Ruta ($ 60 - $ 250): Preferido por los ciclistas más serios por su bajo peso, ventilación generosa y un diseño aerodinámico.


·         Cascos de Montaña ($ 60 - $ 250): Diseñado para ventilar bien a bajas velocidades; se distinguen por sus viseras, cobertura trasera mejorada para la cabeza y un ajuste seguro y fuerte para hacer frente a todo terreno.


Encontrar el tamaño adecuado

Encontrar el tamaño preciso es vital. Los cascos Multi-uso por lo general ofrecen un solo tamaño y ajuste. Mientras que gamas más altas comúnmente vienen en tamaños: small, medium, large o extra large.

Para encontrar tu tamaño, envuelve una cinta métrica flexible alrededor de la parte más grande de tu cabeza, alrededor de 2.5 cm por encima de las cejas. O, envuelve una cinta alrededor de tu cabeza, y luego mide la longitud de la cinta con una regla.

Algunos parámetros generales de tallas para adultos:

·         Small: 51 cm-55 cm 

·         Medium: 55 cm-59 cm

·         Large: 59 cm-63 cm

·         Extra Small o Extra large: Por debajo de 51 cm o por encima de 63cm

·         Talla standard (hombres):  54 cm-61 cm

·         Talla standard (mujeres):  50 cm-57 cm

La mayoría de cascos para niños son una talla única, con una gama de 46 cm-57 cm. Algunos adultos con cabezas más pequeñas pueden usar estos cómodamente.

¿Tu cabeza está entre dos diferentes tallas?  En general, lo mejor es optar por el tamaño más pequeño. Debido a que un casco flojo o mal ajustado no representa una verdadera protección.

Regula el ajuste 

Casi todos los cascos de gama alta ofrecen una rueda de ajuste universal en la parte posterior del anillo interno del casco. Las cintas laterales son ajustables también. Algunos cascos, en su mayoría modelos de  niños, ofrecen una selección de almohadillas internas para afinar el ajuste.

Para regular el ajuste, primero expande lo máximo el tamañp de tu casco usando la rueda de ajuste. Hazlo antes de colocarte tu casco. Una vez que el casco está en su lugar, gira la rueda hasta lograr un ajuste perfecto.

Correcto: Los dos ejes del casco están al mismo nivel.

Un casco bien colocado debe estar ajustado pero no lo suficiente para ser molesto. Debe estar nivelado en la cabeza (no inclinado hacia atrás) con el borde frontal no más de 2.5 cm (aproximadamente 2 dedos) por encima de las cejas para que tu frente esté protegida.

Mueve el casco de lado a lado y de atrás hacia adelante. Si cambia notablemente (2.5 cm o más), regula el tamaño de la rueda para ajustar más.


Incorrecto: El Casco está inclinado hacia atrás

A continuación, ajusta las correas laterales. Empuja hacia arriba en el borde frontal del casco y después en el borde posterior. Si el casco se mueve mucho en cualquier dirección (más de 2.5 cm) aprieta las correas y vuelva a intentarlo. Las correas deben formar una" V "mientras descansan debajo de cada oreja. Ajuste las correas alrededor de ambas orejas para lograr un ajuste cómodo.

Finalmente, con las cintas abrochadas, abre la boca. El casco debe presionar contra tu frente mientras lo haces. De lo contrario, apretar más y repetir. Eso sí, no aprietes la correa hasta que sea incómodo.

Componentes de un casco

·         Forro: La mayoría de los forros para cascos están hechos de espuma de poliestireno expandido. En efecto, el revestimiento disipa la fuerza del impacto para proteger tu cabeza. Asegúrate de que el revestimiento se adapte cómodamente a tu cabeza y que no está dañado o abollado.

·         Carcasa: La mayoría de los cascos de ciclismo están cubiertos con una carcasa de plástico para sujetar al casco como una unidad en caso de un golpe, proporcionar resistencia a la perforación y permitir que el casco se deslice durante el impacto (para proteger la cabeza y el cuello). Asegúrate de que la cubierta está intacta y en buen estado.

·         Ventilación: Las aberturas de ventilación mejoran el flujo de aire sobre tu cabeza, te mantienen más fresco y más cómodo a medida que montas. Mientras más aberturas tiene, más liviano será el casco.

·         Correas: El sistema de correas debe ser cómodo y fácil de poner y quitar. Busca las correas más anchas para terrenos irregulares y senderos de montaña, y correas más delgadas para ciclismo de ruta.


Certificación de Impacto

Por ley, todos los cascos que se venden en los EE.UU. deben cumplir con las normas establecidas por la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC). Algunos cascos también son respaldados por la Fundación sin fines de lucro Snell, pero el sello de aprobación de la CPSC es lo que importa.

Los resultados han ayudado a los fabricantes a crear cascos que son ligeros, cómodos y capaces de soportar los impactos más significativos.

¿Usar o no usar casco?

Independientemente de las leyes de seguridad, hay partidarios y opositores apasionados sobre el uso del casco. Sin embargo, las estadísticas hablan por sí solas.

De acuerdo con el reporte de muertes de ciclistas por el Instituto de Seguros para Seguridad en las Carreteras de los Estados Unidos, en promedio, menos del 2% de las muertes por accidentes automovilísticos involucran ciclistas. En 2010, el 89% por ciento de los fallecidos eran mayores de 16 años, la mayoría sufrió heridas graves a la cabeza. El 91% por ciento de los ciclistas muertos no llevaban cascos.

No nos sorprende entonces que el uso del casco se ha estimado que reduce el riesgo de lesión en la cabeza en un 85%.

A pesar de que usar un casco no lo protege a uno contra todas las lesiones; los estudios (y la evidencia anecdótica) sugieren que muchas lesiones cerebrales y craneales (muchas de éstas mortales) pueden prevenirse o minimizarse con el uso del casco en el momento de un accidente.

En nuestros países corremos más peligros aún, ya que todavía no se establece una cultura extendida de respeto hacia el ciclista y su derecho en la vía.

¿Cuándo reemplazar tu casco?

Hablando de accidentes: Siempre que el casco esté involucrado en un accidente, lo más probable es que haya sufrido daños. Cambia de casco después de cualquier accidente significativo aunque el casco se vea bien.

Si no has tenido accidentes graves, se recomienda generalmente reemplazar tu casco cada 5 años. La contaminación, la luz UV y el uso pueden debilitar los componentes a través del tiempo.

Algunos consejos para el mantenimiento de tu casco:

Evita el uso de químicos para limpiar el casco. Los fabricantes recomiendan sólo el uso de un paño suave o una esponja, además de agua y jabón suave.

No guardes tu casco en un ático, garaje, la cajuela del carro o en otra área donde el calor pueda acumularse. El calor excesivo puede hacer que se formen burbujas en el forro interior de espuma del casco. No usar un casco dañado por el calor.

Evita prestar tu casco a los demás. Cuando lo haces, nunca sabes exactamente qué tipo de uso ha experimentado durante su vida útil.

Fuente: www.rei.com

 

 

Productos recomedados

Casco bicicleta

Comentarios o sugerencias?