Guia Básica de Primeros Auxilios -Tercera Parte-

 

 

Prevención de Accidentes

Preparación de una Salida

Cualquier ascensión por simple que sea, siempre reviste cierta complejidad.  Una vez elegido el objetivo, tendremos que conseguir toda la información posible acerca de aproximación y ruta de escalada.  Por ejemplo consultar mapas y guías, hablar con personas que conozcan, determinar el nivel técnico y sus problemas especiales, evaluar el nivel de escalada y la condición física que se requiere, averiguar si se necesitan permisos, determinar el tamaño óptimo del grupo, determinar el material necesario tanto personal como colectivo.  Hay que desarrollar un itinerario, y realizar una comprobación metereológica  Habrá que seleccionar a los escaladores participantes, y discutir el plan con ellos, hay que decidir qué material va a ser necesario y quién se encargará de llevarlo. 

Los tres objetivos básicos en la montaña, en orden de importancia son:

  • Primero, vivos
  • Segundo, amigos
  • Tercero,  la cumbre

 

Durante la Marcha

Mantener unido al grupo, acordar horas o puntos de re encuentro, decidir composición de las cordadas (en caso de aplicarse el caso).  Establecer hora tope para iniciar descenso.  Comprobar constantemente, y ajustar el tiempo en base a condiciones específicas que se vayan presentando.  Mantener las cordadas suficientemente próximas para permitir la comunicación.  Designar un “escoba”.  Nadie debería iniciar el viaje de vuelta hasta que no hayan llegado todos los miembros y todos los vehículos hayan arrancado con normalidad.

Todos los participantes deberían participar en la tomas de decisiones del grupo.  La experiencia de cada persona es un activo para todo el grupo, pero permanecerá desaprovechado si los miembros no participan.

Establecer una atmósfera de apoyo mutuo es uno de los papeles más importantes del líder, y de cada uno de los miembros.  Con apoyo mutuo se levanta la moral del grupo, y un grupo motivado es un factor decisivo para que la salida sea un éxito, positiva, y agradable.  El ánimo es intangible, pero hace que el grupo sea más fuerte.

Hay que tomar responsabilidad por los conocimientos propios y por la preparación física, técnica, y mental.  Hay que equiparse adecuadamente y llevar todo el material preciso.  Si en algún momento sientes que la situación te supera, exprésalo claramente, es mejor recibir ayuda ó abandonar, que provocar una situación de emergencia.  Pensar en el grupo, en su bienestar, y en el mejor modo de contribuir a este, son actos muy valiosos en la montaña.

Definitivamente la mejor manera de evitar accidentes es anticiparse a ellos, pensando ¿Qué pasaría si…?

 

Evaluación de Riesgos

Según “Accidents in North American Mountaineering”, las causas más frecuentes de accidentes son:

  1. Caídas o resbalones en roca
  2. Resbalar en nieve ó hielo
  3. Caída de rocas u otros objetos

Y las causas indirectas más frecuentes son:

  1. Escalar desencordado
  2. Intentar vías que exceden la propia capacidad (inexperiencia)
  3. Estar inadecuadamente equipado para las condiciones climáticas o las circunstancias de escalada
  4. No instalar protección suficiente (o adecuada).
  5. Cambios metereológicos

Los riesgos objetivos son los peligros asociados a una vía.  Los más comunes son:

  • Desprendimientos
  • Caída de rocas (provocada por el mismo grupo)
  • Nieve inestable
  • Cornisas y desprendimiento de hielo
  • Grietas y Precipicios
  • Exposición (longitud de una caída)
  • Altitud (y sus efectos en el cuerpo)
  • Meteorología

Siempre hay que tener en cuenta estos riesgos al escoger una vía y durante su escalada.

Hay riesgos predecibles como una roca suelta, y hay riesgos impredecibles como una grieta tapada con nieve. 

Piensa cómo se está desenvolviendo el grupo (tanto mental como físicamente), y cómo los cambios en la meteorología podrían afectar a los riesgos, que están determinados por los peligros objetivos.

La decisión de cómo, cuando, y dónde superar un riesgo determina la cantidad de riesgo que asume una cordada.  Es importante que los escaladores mantengan una relación directa entre su nivel técnico y los riesgos que están dispuestos a afrontar.  Los riesgos admisibles van muy de la mano con el nivel técnico del escalador, el material disponible, de los objetivos individuales, y lo que es más importante, del nivel personal de comodidad frente a los riesgos. 

A medida que se gana experiencia el campo de acción de un escalador va aumentando.

La mayoría de accidentes de montaña se producen por una combinación de circunstancias, más que por una causa concreta.  A menudo estas circunstancias incluyen una serie de errores de valoración.  Un error lleva al siguiente error, y a medida que la cadena de errores crece, la posibilidad de desenlace afortunado va disminuyendo. 

A menudo es fácil ver a posteriori qué es lo que fue mal en una escalada.  En medio de la misma, no es tan sencillo tener un buen criterio.  El deseo de cumbre es uno de los principales factores que afectan las decisiones mientras se está escalando.  Por lo tanto previo a la escalada es muy importante determinar que el principal objetivo es regresar sano y salvo.

Una vez ya en la montaña, hay ciertas señales que nos pueden estar indicando que hay una pérdida de conciencia en sobre la situación, por ejemplo:

  • No conseguir objetivos previamente planteados
  • Obsesión o preocupación
  • Violación de la tolerancia de riesgo admisible
  • Discrepancias
  • Confusión y pérdida de control sobre la situación

Preguntas que te sirven de guía para evaluar riesgos son las siguientes:

  • ¿Cuáles son los peligros ó riesgos?
  • ¿Cómo puedo evitar o protegerme de los riesgos?
  • ¿Cómo debería ajustar mis planes para responder ante los riesgos?
  • ¿Tienen los miembros del equipo la capacidad técnica para enfrentarse a los riesgos con seguridad?

Un breve check list mental para evaluar la situación es el siguiente:

  1. Nivel de Fuerza Personal
  2. Meteorología
  3. Hora
  4. Distancia
  5. Fuerza del Grupo
  6. Equipo
  7. Alimentos y Agua
  8. Itinerario
  9. Altitud
  10. Otros

No delegues a la suerte el evitar lesiones.  Actualiza constantemente tus conocimientos sobre seguridad en escalada, y evalúa tú técnica y decisiones, para no verte envuelto en un accidente. 

 

Procedimiento en Caso de Accidente

“Los montañeros son tan susceptibles de tener un accidente o de ponerse enfermos como cualquier ciudadano normal.  Sin embargo el montañero debe ser capaz de manejar la situación sin contar con ayuda especializada y de administrar a la víctima los primeros auxilios.  Además de las lesiones o trastornos corrientes, las características del medio alpino y los requerimientos  físicos propios de las actividades en entornos naturales introducen nuevos riesgos para el bienestar del montañero” (Montañismo, La Libertad de las Cimas).

Aunque nadie lo desea, a veces las cosas se vuelven peligrosas o alguien resulta herido.  En estos casos el objetivo del grupo se desplaza de lo recreativo a la seguridad y hasta la supervivencia.  En estas situaciones se produce una clara necesidad de coordinación, quien debe asumir esa responsabilidad es la persona con más experiencia. 

Cuando ocurre un accidente no hay tiempo para largas discusiones.  Se necesita actuar inmediata y eficazmente.  El líder debe mantener una visión general de la situación y dirigir a los demás.  El grupo debe guiarse de acuerdo a las 3 reglas básicas de rescate: 

1.      La seguridad del equipo de socorro va siempre en primer lugar, incluso antes que la del sujeto accidentado.

2.      Hay que actuar con rapidez, pero con calma y determinación.

3.      Sigue los procedimientos aprendidos y practicados, no es momento de experimentar.

Una reacción metódica y eficaz ante un accidente se puede resumir en 7 pasos:

1. Hacerse cargo de la situación.  El jefe del grupo es el responsable del bienestar del grupo y de procedimientos de evacuación.  El jefe de primeros auxilios es responsable de los primeros auxilios.
2. Aproximarse a la víctima con seguridad. En el esfuerzo por llegar a la víctima es fundamental no poner en riesgo a las personas ilesas del grupo.
3. Llevar a cabo un rescate de emergencia e iniciar los primeros auxilios.  En la medida de lo posible NO mover a la víctima, salvo que:

a. El rescatador está en peligro inminente
b. El paciente corre peligro en la ubicación actual

Si hay posibilidades de lesión en la columna vertebral, se debe inmovilizar al paciente antes de moverlo. Una vez ubicados en un sitio seguro se debe comprobar los 7 aspectos más importantes:

a.      Nivel de conciencia:  Alerta, respuesta al estímulo vocal, respuesta al estímulo de dolor, ausencia de respuesta

b.    Vías Respiratorias: Si hay obstrucciones retirarlas inmediatamente

c.      Respiración: Lo normal es entre 15 y 25 respiraciones por minuto.  Si es inadecuada inicia RCP (reanimación cardiopulmonar)

d.     Circulación: Se puede medir la frecuencia cardiaca, que a nivel del mar debe estar a unos 80 latidos por minuto.  En la altura podría estar a unos 100 latidos por minuto.  Si es inadecuada inicia RCP

e.      Hemorragia grave: Si la hay aplicar presión.  El vendaje no sustituye a la presión.  Solo aplican torniquetes gente capacitada para evaluar la situación.

f.       Ruptura de Huesos:  Se los debe inmovilizar

g.      Analizar el Clima:  Ayuda a tomar mejores decisiones


4. Protege al Paciente. Proporcionar abrigo, ropa seca, tratamiento para el      dolor, y apoyo psicológico a fin de calmar y confrontar a la víctima.  Hay que poner mucha atención a los síntomas de Shock. Es mejor llamar a la víctima por su nombre.
5. Averigua si hay otras Lesiones.  Hay que realizar una segunda exploración meticulosa.  Buscar deformidades en alguna parte del cuerpo, coloraciones anómalas, sangradas ó perdidas de otros fluidos, hinchazón, dolor o sensibilidad.
6. Plan de Acción.  Decidir la mejor manera para evacuar al accidentado. Hay que tomar en cuenta que para evacuar inmovilizado a un paciente se necesita mucha gente.  La evacuación por medios propios del paciente no se debe realizar si hay indicios de lesión en cabeza, cuello, ó espalda. 
7. Lleva a Cabo el Plan.  Tener siempre presentes las necesidades del paciente y vigilar constantemente su estado y evolución del plan.

 

Evaluación de la Situación

Una de las más serias interrogantes, a la que uno se enfrenta en situaciones de accidente, es si debo coninuar con el paseo ó debo regresar, ó si se evacua a la víctima ó se la deja ahí mientras se busca ayuda.  Una guía simple que puede ayudar a responder esta pregunta es:

  1. ¿Qué tan grave es la situación?  Pacientes con lesiones que ponen en riesgo su vida deberían esperar por ayuda profesional.
  2. ¿Qué tan lejos se encuentra la ayuda?  Muchas veces es más rápido salir y buscar ayuda, a una lenta y dolorosa evacuación.
  3. ¿Puedes efectuar el rescate, tienes la condición física para evacuar al paciente?  Siempre es importante reconocer nuestras fortalezas y limitaciones.
  4. ¿Cómo está el clima?  Es mejor resguardare, a perderse o exponerse a climas muy severos.
  5. ¿Hay riesgo inminente?  Si el lugar es peligroso, lo mejor es salir de ahí.

Cuando vas a atender ó a dejar a una persona que está conciente, esta debe quedar con las piernas elevadas, y recostada boca arriba.  Cuando vas a atender ó a dejar a una persona inconciente, esta debe estar recostada de lado (con el tórax y la cadera de lado), y la cabeza ligeramente levantada. 

 

A continuación te presentamos un cuadro que te ayudará a tomar mejor la decisión sobre seguir ó regresar:

 

 

 

 

Problema

Continuar

Evacuación

Hipotermia

El paciente recupera la temperarura

Disminución del pulso, para de temblar, habla incoherencias, inconciencia

Congelamiento

El tegido se ve normal

Ampollas y necrosamiento de tejidos

Hipertermia

La persona se enfría y se siente bien

Estado mental alterado y se mantiene la piel roja y caliente

Lesiones musculares ó de hueso

La persona puede utilizar su miembro afectado

La persona no puede usar el miembro afectado

Diarrea

Si el problema se soluciona en 24 horas

Si el problema persiste por más de 24 horas

Heridas

Si no requieren sutura y han sido limpiadas y desinfectadas

Si requieren sutura ó si son heridas profundas en cuello ó cara

Quemaduras

Si las ampollas son manejables

Si hay mucho dolor, ampollas muy grandes, ó quemaduras de cara

Contusiones

Si no hay lesiones mayores en cabeza, cuello, ó espalda

Cuando cabeza, cuello, ó espalda han sido golpeadas fuertemente

 

 

Por: Felipe Borja

 

 

Fuentes:  www.backpacker.com

                Cauchy Emmanuel, Medicina de Montaña, Ediciones Desnivel

                Montañismo –La Libertad de las Cimas-, Ediciones Desnivel

 

Consejos relacionados

Guia Básica de Primeros Auxilios -Primera Parte
Tips para controlar el miedo en la escalada
¿Cómo empacar una mochila?
Todo sobre suplementos y ayudas energéticas

Comentarios

Comentarios o sugerencias?
colombia@tatoo.ws
  • Tatoo Adventure Gear acepta pse
  • Tatoo Adventure Gear acepta Pay U
  • Tatoo Adventure Gear Acepta Master Card
  • Tatoo Adventure Gear acepta Visa
  • Tatoo Adventure Gear acepta Discover
  • Tatoo Adventure Gear acepta Diners
  • Tatoo Adventure Gear acepta American
  • Tatoo Adventure Gear Acepta Bancolombia
  • Tatoo Adventure Gear acepta bancolombia grupo aval
  • Tatoo Adventure Gear acepta credito facil condesa
  • Tatoo Adventure Gear acepta davivienda
  • Tatoo Adventure Gear acepta efecty
  • Tatoo Adventure Gear acepta su red
  • Tatoo Adventure Gear acepta via balato
Copyright © 2020, Tatoo Adventure Gear. Todos los Derechos Reservados.